Rendimiento de los Fondos de Inversión en España

En España existen las llamados Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), que engloban a los fondos de inversión propiamente dichos, a las SICAVs, y a las SOCIMIs (SOciedad anónima Cotizada de Inversión en el Mercado Inmobiliario). Por simplificar el lenguaje, decimos aquí fondo de inversion, pero estamos generalizando a todas los IICs.

Una definición de los fondos de Inversión sería que son entidades que operan como instrumentos de captación y canalización de los recursos de los inversores, a través de la emisión de participaciones, con la misión de gestionar y administrar las correspondientes carteras de valores. Para más información véase Instituciones de Inversión Colectiva (AFI, 2015) y Los Fondos de Inversión y la Inversión Colectiva (CNMV, 2006).

Así que todo parece indicar que una forma razonable de invertir seria usar fondos de inversión, ya que para ello han sido creados ¿Serán estos los mejores instrumentos para ahorrar a largo plazo?

Lo primero que uno puede leer es el articulo Rentabilidad de los Fondos de Inversión en España, 1999-2014 (Pablo Fernández et al., 2015), muy similar a lo ya comentado sobre planes de pensiones en la entrada Rentabilidad de los Planes de Pensiones en España de este blog. Sus conclusiones son espeluznantes, vayan aquí algunas píldoras:

  • La rentabilidad media de los fondos de inversión en España en los últimos 15 años (1.60%) fue inferior a la inversión en bonos del estado español a 15 años (5.83%) y a la que se hubiera obtenido invirtiendo directamente en el IBEX35 (3.28% bruto, incluyendo dividendos).
  • De los 629 fondos de inversión con 15 años o mas de historia, solo 9 de ellos superaron la rentabilidad del bono español a 15 años, solo 74 tuvieron una rentabilidad superior al IBEX35, y 99 fondos proporcionaron rentabilidad ¡negativa!
  • Muy pocos fondos han sido rentables para sus partícipes y han justificado las comisiones que cobran.
  • El resultado global de los fondos no justifica la discriminación fiscal a favor de los mismos. Dados los resultados, el Estado no debería “animar” a invertir en fondos de inversión. Es injusto que un inversor que realiza directamente con su dinero las mismas operaciones que realiza el gestor de su fondo de inversión pague más impuestos que el fondo y, además, antes.

Podemos añadir además que puesto que el rendimiento promedio ha sido del 1.60% anual y la inflación nominal en ese periodo fue del 3% anual, por lo tanto el inversor promedio ha perdido capacidad adquisitiva a un ritmo del 1.4% anual.

A nivel internacional hay artículos similares, como por ejemplo Mutual Fund Performance: Measurement and Evidence, o estudios como
Spiva US Year End 2015, y libros que se extienden largo y tendido sobre el tema, como el de Burton G. Malkiel, A Random Walk Down Wall Street. La conclusión es siempre la misma, independientemente del país: el único que gana sistemáticamente es el gestor, pero nunca el inversor.

Además, el método de inversión empleado tampoco cambia las cosas. Estadísticamente, ningún método ha proporcionado consistentemente ganancias a largo plazo para el inversor.

Podemos hacer un experimento mental, pero en vez de pensar en gestores de fondos y en si la bolsa sube o baja, supongamos que tiramos una moneda y miramos si sale cara o cruz. Supongamos que tomamos una población de 24,824 personas (que es el número de fondos de inversión en España según la web de Morningstar) que tiran monedas al aire e intentan predecir el resultado. Si predicen cara y la moneda sale realmente cara, entonces consideramos que han acertado. Pero si han dicho cara y sale cruz, entonces consideramos que han fallado. Y viceversa. Este experimento no es mas que puro azar, y no hay forma de que la persona que tira la moneda pueda influenciarla para que salga cara o cruz. Sin embargo, si les hacemos a todos tirar la moneda y predecir el resultado, podemos esperar que la mitad acierten y la mitad fallen. Unos 12,000 habrán acertado, y podríamos repetir con ellos el experimento, que tiren la moneda de nuevo y hagan su predicción. Sea la que sea, de nuevo mas o menos la mitad acertarán, asi que tendríamos unas 6,000 personas que han acertado dos veces seguidas. Aquellos que han tenido mala suerte, se iran pensando que esto era un timo, pero aquellos que tuvieron suerte seguirán adelante. Y podríamos continuar así, por ejemplo 10 veces, y se daría el caso de que unas 23 personas habrían acertado correctamente el resultado de la moneda ¡10 veces seguidas! ¡Tienen que ser unos genios! Y no es así, esas 23 personas no tienen ningun mérito, y un grupo de 24,824 monos amaestrados habrían conseguido el mismo resultado. Y lo mismo pasa con los gestores de los fondos, que dada una población suficientemente grande siembre habrá alguno al que le ha ido bien a largo plazo.

Los gestores activos suelen criticar el razonamiento anterior, dando a entender que ese azar no es tal. Que sería muy sospechoso que esas 23 personas que han acertado 10 veces tirando la moneda vivan todas en la misma calle de la misma ciudad del mismo país. Deberían vivir aleatoriamente por todo el mundo, y sin embargo esas 23 personas están agrupadas. Esto es lo que sucede, que muchos de los más exitosos inversores (empezando por Benjamin Graham y Warren Buffett) se autodefinen seguidores de un estilo de inversión determinado (el llamado Value Investing) ¿Quiere esto decir que realmente se puede ser rico y famoso seguiendo un estilo de inversión? Nosotros no lo creemos así. Y es que tirar la moneda no se asemeja a la decisión que toma un gestor de comprar una determinada y que su precio suba o baje. Tirar la moneda es más bien equiparable a que el gestor elija su estilo de inversión. Y un estilo de inversión determinado funciona bien durante un tiempo, hasta que los demás inversores se dan cuenta de la ventaja competitiva, se pasan al Value Investing, y compran ese tipo de acciones de empresas, que debido a la demanda tienen ahora precios mayores que antes, perdiéndose todo el efecto. Así que toda ventaja acaba diluyéndose con el tiempo, que es lo que le sucede a los grandes inversores, que fueron muy buenos en el pasado y hoy en día obtienen rendimientos similares al promedio del mercado.

Y es que lo importante es comparar cada fondo de inversión con su índice de referencia. Porque lo fácil es ganar cuando todos ganan. Lo que hay que hacer es comparar con algo, y es este el meollo del problema, que las estadísticas son desastrosas para los fondos de inversión.

Estadísticamente, los fondos de inversión ganan menos que el índice que siguen tras descontar los gastos de gestión. Esto por otro lado no es nada que deba sorprendernos: la mitad de los fondos de inversión habrán tomado decisiones de compra y venta que se habrán convertido en buenas inversiones (comparados con su índice de referencia), y la otro mitad lo habrán hecho peor. En promedio, todos agregados, lo harán como el índice. Sin embargo, hay que descontar sus gastos de gestión que son típicamente del orden del 1-3% anual, y tras hacerlo el promedio de los fondos de inversión lo hace peor que su índice de referencia. El objetivo seria, en todo caso, minimizar los gastos para recibir así el rendimiento promedio.

Es verdad que hay algunos gestores que obtienen resultados mejores que sus índices de referencia. Pero no está claro que eso sea persistente en el tiempo, ni que un pequeño inversor pueda encontrarlos dentro de un océano de mediocridad.

Esta cuenta ha de realizarse además con cuidado, porque corremos el riesgo de sufrir el sesgo de los supervivientes. El hecho de que, al buscar información de fondos para un periodo de tiempo determinado (por ejemplo 15 años), solo encontramos la información de los fondos que han sobrevivido. Pero no encontramos la información sobre los que se han cerrado por bajo rendimiento. Por ello, hacer un promedio directo solo proporciona el rendimiento promedio de los mejores fondos de inversión. Y eso no es realista, porque podríamos haber invertido en fondos que se han cerrado, que habrían representado una muy mala inversión, y habríamos perdido dinero.

¿Qué podemos hacer como pequeños inversores? ¿Hay alguna posibilidad de que una persona normal y corriente no sea estafada sistemáticamente por su banco y su fondo de inversión? Si que la hay, los ETFs, pero eso lo dejamos para futuras entradas del blog.

Autor: willyfog

Turista laboral por la Unión Europea. Por favor que dure. Lo que veo, leo o me cuentan no lo suelo encontrar en español, así que me gusta escribirlo por aquí.

5 comentarios en “Rendimiento de los Fondos de Inversión en España”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s