Contra el Terrorismo, “Peros”

Estaba dándole vueltas al tema del terrorismo, tema tan al día últimamente en Europa.

Tras comentarlo a mí alrededor, veo que el ciudadano medio acepta sin remordimientos el “marketing” de los terroristas. Así que me he decidido a escribir una entrada al respecto. Hay dos argumentos que me interesan:

Por un lado hay quien dice que somos unos exagerados en Europa. Que no hay que preocuparse, porque la probabilidad de morir en un atentado terrorista es muy baja. Menor que un accidente de coche o de resbalar en la bañera. Lo cual es una verdad a medias, porque lo que aquí nos interesa no es la estadística agregada, sino la probabilidad condicionada. Probabilidad de morir en el caso particular de haber hecho “algo” inapropiado. Y es que si traduces a Salman Rushdie, dibujas caricaturas, o eres director de cine como Theo van Gogh, la probabilidad de “morirse” es bastante alta. Eso ya no es “poco probable”, la certeza es casi absoluta.

Por otro lado, diría que lo inquietante del terrorismo no consiste en matar “físicamente” al contrario, sino en hundirle en vida. No es sobre matar, el asesinato es una minucia, un detalle insignificante. Es saber que se puede matar y que no va a pasar nada. Más aún, que buena parte de las victimas (aquellos que sobreviven a sus muertos) están en cierta medida del lado de los terroristas. Porque hay víctimas que saben que son víctimas, y otras que no son conscientes de que lo son. Esas víctimas inconscientes suelen decir que los muertos “algo habrán hecho”, que eso nos pasa por “haber ido a Irak”, que “más gente muere en accidente de coche”, o que esa persona “ya sabía a lo que se exponía al pasar bajo el arco de -todo por la patria-” (frases reales escuchadas en persona). La victimas, las conscientes, se dan cuenta de que las victimas inconscientes están de acuerdo con la argumentación terrorista. Eso es el terror.

Recuerdo que en un programa de radio, allá por los 90, en la sección de preguntas de los oyentes, una mujer llamó a la emisora. Quería quejarse del tratamiento que se le estaba dando a las noticias sobre el terrorismo vasco. Muy enérgica explicaba que “no existe tal terrorismo”, decía, “simplemente hay cosas que no se pueden decir. Yo no las digo, y no tengo ningún problema para vivir en el País Vasco.”. El terror es saber que esta persona puede ser tu vecina.

Nos encontramos ademas con que los que desde siempre habían criticado a la religión por ser autoritarios, el opio del pueblo, etc., han decidido cambiar de opinión. Ahora ya el problema sólo es el cristianismo, pero no el islam. Al islam se le reserva la “Alianza de Civilizaciones”, las buenas palabras, la comprensión, hay que ayudarles. Y al mismo tiempo se critica continuamente al cristianismo. Curioso teniendo en cuenta que el terrorismo está asociado a una de las confesiones, pero no a la otra. Y más aun teniendo en cuenta que incluso los no creyentes nos damos cuenta de ello ¿A donde vamos a llegar? Una vez más, esto es lo terrorífico.

Los problemas religiosos van asociados a una religión muy particular. Vean ustedes si acaso en Japón tienen problemas religiosos. Y de todas las religiones en la ciudad santa de Jerusalén (judíos, cristianos católicos, cristianos ortodoxos, musulmanes), ¿Quiénes utilizan el terror entre sí? ¿Qué religiones tienen problemas entre sí? ¿Todas con todas? ¿O una con todas?

Habitualmente se dice que los terroristas son muy malos, si, “pero”. Pero es que pasa esto… pero es que lo otro… no les queda otra salida…Al final, como sociedad, nos vemos limitados en la respuesta a este problema por la imposibilidad de ponernos de acuerdo. Y hay que medir mucho las palabras, porque cualquier comentario puede ser considerado “insolidario” o “extremista”, etiquetas que nadie quiere para si. Imagine ser mirado como un monstruo. Ufff… mejor no… mejor sigamos como hasta ahora.

Tendriamos que enfatizar que todos somos victimas potenciales. Creyentes en una religión que no sea el islam, agnósticos, ateos, mujeres, personas que trabajan en banca, personas que han solicitado un préstamo para comprar su casa, personas que a veces comen cerdo, o personas que a veces toman vino o cerveza… somos todos objetivos. A nadie le van a preguntar de qué lado está, eso no lo eligen las víctimas.

Así que aprovecho esta tribuna que me da internet para criticar al terrorismo islámico. Gracias al anonimato puedo hacerlo sin correr el riesgo de ser perseguido y asesinado por los criminales, y lo que es más importante, sin caer en desgracia y ser aislado socialmente por las víctimas.

Autor: willyfog

Turista laboral por la Unión Europea. Por favor que dure. Lo que veo, leo o me cuentan no lo suelo encontrar en español, así que me gusta escribirlo por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s