Breve Historia de los ETFs

lineadetiempoetfs

La historia de los ETFs (los Exchange-Traded Funds, los fondos negociados como acciones) es muy reciente, y esto se nota por la velocidad de los cambios y la cantidad de información disponible. Relatamos aquí los hechos más relevantes que han sucedido, tanto en EEUU que es donde empezaron, como en Europa.

Los ETFs no tienen por qué ser fondos de inversión pasivos, pero son una muy buena herramienta con ese fin y por ello su crecimiento en particular ha ido parejo al de la inversión pasiva en general.


Los primeros fondos de inversión convencionales (todavía no ETFs) que seguían índices aparecieron en EEUU en 1973, gestionados por Wells Fargo y American National Bank.

Estudios académicos ya empezaban a mostrar que la inversión pasiva tenía ventajas. Un estudiante de economía, John C. Bogle, realizó un estudio sobre la rentabilidad de los fondos de inversión con respecto a sus índices de referencia. Y sus conclusiones fueron que la mayoría de los gestores lo hacen peor que los índices, en gran medida debido a sus altas comisiones. Cuando empezó a trabajar, intentó convencer a sus jefes para que ofrecieran fondos indexados, pero sin conseguirlo. Al parecer se temía que nadie quisiera comprar la “mediocriodad” de un índice, pudiendo intentar batirlo. Así que John C. Bogle acabó por fundar su propia empresa en 1976, Vanguard, que ha sido desde entonces un símbolo para todos los inversores a largo plazo por su la filosofía buy and hold. Esta empresa empezó con fondos convencionales indexados, y con el tiempo ofrece también ETFs.

La aparición de los ETFs es relativamente moderna. En general se considera que el primer instrumento de inversión con las características de los ETFs actuales fue el Toronto Index Participation Unit, TIPS (ojo, que este TIPS no tiene nada que ver con los bonos protegidos de la inflación, los Treasury Inflation Protected Securities). Este fondo fue lanzado el 9 de marzo de 1990, pero fue luego cerrado en 2001 por existir un índice mejor de la bolsa canadiense.

El primer ETF que sigue funcionando tal y como fue creado, es el llamado SPDR S&P 500 (de ticker SPY), gestionado por State Street Global Advisors (debido al acrónimo del gestor, SPDR, este ETF también es conocido como spider), que apareció en EEUU en 1993 (¡hace poco mas de 20 años!). Este ETF es también el mayor del mundo por activos gestionados, en 2017, la friolera de de 224 millones de dólares (casi el 20% del PIB español), aunque esto es comparar peras con manzanas. Hasta finales de 1997, TIPS y SPY fueron los únicos ETFs existentes en el mundo.

Entonces la industria de ETFs empezó a crecer exponencialmente. Hacia 2002 había 102 ETFs en el mundo, y para el año 2009 ya sumaban un millar.

Los primeros ETFs domiciliados en Europa fueron el Dow Jones Euro STOXX 50 y el Dow Jones STOXX 50 LDRS (“LDRS” se refiere a leaders), que aparecieron en el año 2000. Estos ETFs fueron renombrados a “iShares STOXX Europe 50” (las 50 mayores empresas europeas, 9 países) e “iShares EURO STOXX 50” (las 50 mayores empresas de la zona euro, 7 países).

El primer ETF domiciliado en Europa pero siguiendo un índice global fue el “EasyETF Global Titans 50”, que seguía el valor de 50 multinacionales globales. Surgió en 2001, pero desafortunadamente este ETF se cerró en 2010.

El primer ETF europeo en seguir un índice de bonos corporativos fue el “iBOXX Liquid Corporates ETF”, por iShares en 2003.

2003 fue el primer año en el que el flujo neto de nuevos capitales fue mayor hacia los ETFs que hacia los fondos convencionales. Desde entonces, los años buenos de la bolsa, cuando todo sube, los fondos convencionales tienen mayores entradas de capital. Pero cuando a la bolsa le va mal, entonces los ETFs tienen mayores flujos de capital neto.

El segundo mayor ETF hoy en día, el SPDR Gold Shares, empezó a comercializarse en 2004. Este fondo tiene 40 mil millones de dolares en oro (unas 950 toneladas), y se cree que es el sexto mayor propietario de oro del mundo, al mismo nivel que los bancos centrales de los grandes países.

Los primeros ETFs europeos en seguir un índice de empresas seleccionadas según sus dividendos fueron el “DJ Euro STOXX Select Dividend 30” y el “DJ STOXX Select Dividend 30” ETF, creados en 2005 y hoy operados por iShares.

También en 2005 surgió en Europa el primer ETF de commodities, gestionado por EasyETF.

En 2006 se creó el primer ETF en seleccionar las compañías según sus fundamentales, el “XACT FTSE RAFI Fundamental Euro ETF”, que fue cerrado posteriormente en 2009.

En España el primer ETF fue la “Acción ETF Ibex 35” de BBVA, que comenzó a operar en julio de 2006. En septiembre del mismo año, el Banco Santander sacó el segundo ETF, pero acabó cerrándolo (junto con otros) en 2008. También BBVA creó varios ETFs que seguían índices de Latibex (empresas latinoamericanas cotizadas en España) en 2007, pero también acabaron cerrando (estos en 2011). En España es difícil que surjan gestoras de ETFs, porque la legislación premia a los fondos convencionales (pues el capital invertido se puede mover de un fondo a otro sin pagar a Hacienda en el momento, retrasando el pago), y hace que por comparación los ETFs pierdan interés para los inversores.

Actualmente hay 3 gestoras operando en la bolsa española: BBVA, Lyxor, y db x-trackers.

De todas formas no tenemos que preocuparnos por que haya poca variedad en la bolsa española. Gracias a la legislación UCITS, podemos comprar en cualquier bolsa de la Unión Europea (por ejemplo Xetra o Euronext). Esto nos permite tener una enorme cantidad de opciones disponibles, a cambio de (normalmente) un coste algo mayor del broker, porque las comisiones de los brokers suelen ser menores en la bolsa del país en el que reside el broker (si el broker es español, le será algo más barato comprar en la bolsa española).

Como curiosidad, actualmente la contratación de ETFs en Bolsas y Mercados Españoles es del orden del 1% de todas las contrataciones de un mes cualquiera (en marzo de 2016, 90 millones de euros frente a 8000 millones de euros (véase la web de Bolsas y Mercados, en la sección de “El Mercado Hoy” y seleccione “Renta Variable”).

Un desarrollo moderno es también la figura de los ETFs sintéticos, donde el fondo replica el índice no comprando los activos que lo componen, sino a través de ingeniería financiera. Esto permite que el fondo multiplique los cambios del mercado (si es un ETF x2, eso quiere decir que si el valor del índice cambia en un 1.5%, el fondo cambia en el mismo periodo en un 3%. Y hay hasta ETFs inversos, que suben cuando el índice baja, y viceversa. Aunque esto no es algo que le convenga al pequeño inversor, ya veremos por qué.

Se ha llegado a un punto donde hasta  el inversor activo más próspero del mundo, Warren Buffett, declaró en 1997 que la mayoría de los inversores deberían de invertir en fondos índice, que es su mejor opción, y que es lo que él dejara a su familia en el testamento.

De hecho, los ETFs son tan modernos que muchos de ellos llevan poco tiempo operativos, lo que representa un riesgo para el inversor ¿Invertiría usted en un fondo de inversión recién creado? ¿En un fondo que no tenga una trayectoria de años, que le demuestre su estabilidad a largo plazo? ¿Y que siga además un índice oscuro, complejo, pero que le prometa grandes beneficios? No, los ETFs también pueden ser un problema. Hay mucho para elegir, y usted tiene que documentarse para evitar inversiones inapropiadas. No invierta en nada que no comprenda o que no tenga una trayectoria a largo plazo como la que deseamos para nuestra Libertad Financiera.

Los ETFs están creciendo enormemente en los últimos años, y representan (en septiembre de 2014) el 5.5% de todas las inversiones de los fondos europeos. Esto contrasta con el mercado estadounidense, donde los ETFs son el 12% de las inversiones; y con el mercado español, donde ya hemos comentado que representan aproximadamente el 1%.

En lo que respecta a los activos gestionados en Europa, se han doblado entre 2009 y 2014, siendo ahora del orden de 362 miles de millones de euros.

Los ETFs están creciendo por tres vías principales: por la de proporcionar un valor que se puede comprar y vender para los inversores técnicos que siguen tendencias, instrumentos para los gestores de fondos (fíjese en qué invierten los fondos de inversión, con frecuencia ellos mismos compran ETFs, haciéndoles la vida más fácil), y finalmente pequeños inversores que ahorran para el largo plazo (esto se está volviendo muy común en los últimos años, especialmente en EEUU por su particular sistema de ahorro para la jubilación).

Así que tenemos que los ETFs con un producto de inversión muy joven, de apenas 26 años de vida a nivel mundial, 10 años en España. Esto ayuda a explicar por qué los gestores de ETFs proporcionan tan poca información histórica sobre el comportamiento de sus ETFs, y es que hace muy poco tiempo no existían. Pese a ello, gracias a ser sencillos y transparentes, están creciendo exponencialmente durante los últimos años.

 

Para saber más:

 

Notas finales:

No somos asesores financieros ni fiscales. Esto es lo que nos sirve a nosotros, pero no tiene por qué ser apropiado para usted. Lea, documéntese y saque sus propias conclusiones. Nunca invierta el dinero que pueda necesitar.

Si quiere leer esto y mucho más, descubra nuestro libro en Libertad Financiera con ETFs.

Autor: willyfog

Turista laboral por la Unión Europea. Por favor que dure. Lo que veo, leo o me cuentan no lo suelo encontrar en español, así que me gusta escribirlo por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s