Cuando Endeudarse Sale Gratis

Llevo tiempo viajando todas las semanas entre dos ciudades alemanas. 218 kilómetros de distancia. Normalmente en tren y autobús, pero últimamente también en coche.

De una manera intuitiva me parecía que había muchas obras, así que la semana pasada las conté: 12 tramos por un total de 57 kilómetros en obras. Esto es, el 26% de las carreteras están en obras.

Permítame redondear a la baja para no resultar atrevido en mi argumentación:

1 de cada 4 km de carreteras alemanas está en este mismo momento en obras.

Y no es que estas carreteras en particular estén mal, está todo el país básicamente igual.

Y no son obras de corta duración, ponen los conos y levantan el asfalto al principio, y luego se dejan de ver operarios durante meses. Son obras eternas. De hecho, los carteles típicamente indican que las obras terminan en un año.

Y la necesidad de hacerlo es muy relativa. Es verdad que luego el asfalto está más liso, pero para ir a 120 km/h no veo problema. Otra cosa es que no tengan límite de velocidad en algunos tramos de las autopistas, que les sirve de excusa para estas obras.

Así que, estadísticamente: Se construye un tramo de carretera, está operativo durante 3 años, y el cuarto año le levantan el asfalto. Ya se lo digo yo, tanto de forma teórica como práctica, tras 3 años de uso el asfalto no está tan mal.

Si hiciéramos una llamada con el teléfono móvil, y una de cada 4 veces se escuchara fatal, dejaríamos esa compañía. Si fuéramos a un restaurante y una de cada cuatro veces tuviéramos diarrea después de comer, pondríamos una queja y dejaríamos de ir. Cuando la cuarta parte de las carreteras están en obras a largo plazo… no pasa nada.

Se entiende dado que en sólo unos meses (septiembre) hay elecciones a nivel nacional aquí en Alemania. Es importante dar la sensación de que se trabaja por el ciudadano, con esos carteles de “disculpe las molestias, trabajamos para usted“. Cuando realmente deberían de ser “disculpe las molestias, le entregamos sus impuestos a las grandes empresas de construcción, haciendo obras innecesarias, durante periodos de tiempo absurdamente largos, para que parezca que estamos haciendo algo para usted“.

Esto es lo que se consigue cuando a alguien le sale gratis endeudarse. Que se pone a gastar sin control. Me gasto hoy el capital, yo no pago nada, y ya pagarán el capital las futuras generaciones.

Y aunque siempre acabo con lo mismo, recuerdo a un compañero norteamericano que me decía, entre otras cosas “es curioso aquí en Europa, siempre hacéis lo que os dice el estado“.

Autor: willyfog

Turista laboral por la Unión Europea. Por favor que dure. Lo que veo, leo o me cuentan no lo suelo encontrar en español, así que me gusta escribirlo por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s