Diversificar por Tipos de Activos

Este post es una continuación del post los beneficios de la diversificación.

Cuando se compran activos conviene que estén poco correlacionados (que suban o bajen de manera independiente). O en el mejor de los casos, que estén anticorrelacionados (que cuando un activo suba el otro baje, y viceversa).

Cuando varios activos están correlacionados (por ejemplo empresas del mismo país y mismo sector económico), es suficiente con comprar uno de ellos. Comprar varios activos muy correlacionados entre sí no añade valor, porque todos se comportan igual (vea el panel inferior de la figura 1. De este modo, no merece la pena comprar un fondo de inversión que siga al MSCI Europe y otro que siga al STOXX Europe 600, porque ambos representan muy bien a las empresas cotizadas europeas.

Sin embargo, si los activos están anticorrelacionados, suceden cosas beneficiosas para el inversor. Por un lado, las variaciones se amortiguan, porque cuando un activo sube el otro baja. Esto no son mas que matemáticas sencillas. Cuando dos activos están anticorrelacionados el efecto combinado es muy positivo para el inversor, pues disminuye el riesgo. El ejemplo clásico es el caso de acciones y bonos, pues se supone que están relativamente anticorreladas (así al menos ha sido en el pasado). Vea el panel superior de la figura 1.

Correlaciones
Figura 1: El efecto de tener activos no correlacionados (arriba) y correlacionados (abajo). Los descorrelacionados suavizan la variabilidad. Con los correlacionados podríamos haber comprado  solo uno de los dos y habríamos obtenido el mismo resultado.

Si lo que queremos es obtener la máxima rentabilidad a largo plazo, uno podría comprar sólo acciones. Pero esto tiene un problema, que es que también tiene el máximo riesgo de pérdidas (mayor volatilidad).

En el otro extremo, podríamos invertir solamente en bonos, lo cual nos da una volatilidad muy baja, pero al mismo tiempo muy baja rentabilidad ¿Hay alguna opción mejor?

Si consideramos el objetivo de obtener la mejor combinación posible de rentabilidad y riesgo, lo que tendremos que hacer es invertir en una parte de cada. En el caso mostrado en la figura 2, la combinación de un 75% de bonos (gubernamentales de máxima calidad crediticia) y 25% de acciones consigue la menor volatilidad posible. Si lo que usted busca es tranquilidad, esto es lo que tiene que elegir.

BonosAndAcciones
Figura 2: Efecto de invertir una parte en bonos y otra parte en acciones.

En cualquier caso, incluso si busca mínimo riesgo, no le conviene invertir de manera mayoritaria en bonos, porque para un mismo riesgo, una pequeña cantidad de acciones le proporcionan un poco más de rendimiento con el mismo riesgo. Vea por ejemplo que en el caso que nos ocupa, invertir un 50% en bonos y un 50% en acciones proporciona a largo plazo el mismo riesgo que un 100% en bonos, pero con mayor rentabilidad.

Normalmente usted querrá evitar los extremos y encontrarse en un lugar intermedio. 50%/50%, o con una cantidad de bonos según su edad. Si quiere alta rentabilidad, pruebe 75% acciones y 25% bonos, pues la rentabilidad a largo plazo es un poco menor que 100% acciones, pero el riesgo es menor. O si quiere la mayor estabilidad posible, invierta un 25% en acciones y 75% en bonos, porque así conseguirá el menor riesgo posible (pero ojo, porque aún tendrá una cierta volatilidad, siempre hay algo de riesgo).

La curva que muestra la figura 2 es la llamada ”Frontera Eficiente” para el caso de dos activos. Esta idea se encuadra dentro de la llamada Modern Portfolio Theory (MPT) por la cual Harry Markowitz obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1990. Es una idea clásica del mundo de las finanzas, así que encontrará muchos libros y webs que lo explican.

Lo aquí mostrado sigue la filosofía Bogleheads (parte en acciones, parte en bonos gubernamentales). Hay otros estilos, como la Cartera Permanente. Si quiere ver más posibilidades le recomiendo el libro Unconventional Success de David F. Swensen y dese un paseo por las carteras analizadas por PortfolioCharts.

De todas formas, ojo, que estos son cuentas a posteriori. Y además dependen de los países. Esto ha funcionado muy bien para EEUU, y menos bien para otros países. Ojo que no hay chollos en esta vida. Vea un análisis en PortfolioCharts sobre el SWR por países. Se ve que para Europa (Alemania al menos) conviene tener más bonos que en EEUU.

Ummm… creo que queda hueco para un siguiente post. Porque ¿Cuáles son los efectos prácticos de esta diversificacion en activos descorrelacionados?

 

Nota final: Esto lo escribimos porque nos parece interesante. No somos asesores financieros. No le damos recomendaciones de compra. No obtenemos ningún beneficio de los enlaces incluidos en este post.

Autor: willyfog

Turista laboral por la Unión Europea. Por favor que dure. Lo que veo, leo o me cuentan no lo suelo encontrar en español, así que me gusta escribirlo por aquí.

2 comentarios en “Diversificar por Tipos de Activos”

  1. Es cierto que hay que diversificar de forma descorrelacionada, aunque yo diría que con mucha tendencia a las acciones, que es lo más rentable, no confundiendo volatilidad con riesgo. El sector inmobiliario para mi es la alternativa, pero a precios atractivos en determinadas zonas, y alquilando con retornos del 7-8%, incluso del 25% si es con hipoteca.
    Saludos desde MuchoInvertir.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s