Ideas para Protegernos de las Crisis de la Bolsa

Suponga que usted ha invertido en bolsa, y que tiene muchas posiciones abiertas. Imagine que se avecina una crisis económica como la del año 2008 ¿Qué se puede hacer?

Lo primero es lo obvio: muy poco se puede hacer. Si hubiera algo sencillo ya lo habrían hecho todos los inversores y entonces no habría crisis. Si hay crisis es en gran medida porque no hay forma de escaparse.

Como queremos conseguir la Libertad Financiera, acumular suficiente patrimonio para vivir de las rentas, las crisis tienen una gravedad especial porque pueden desbaratarlo todo.

Hay varios comentarios que se pueden hacer sobre cómo sobrevivir a las diferentes crisis que se van presentando.

  • La seguridad absoluta no se puede conseguir. Se puede argumentar que ha establecido un sistema de inversiones que podría resistir el peor caso conocido, empeorado con un cierto margen de seguridad. Pero siempre podría suceder un Cisne Negro ¿Puede uno protegerse de la crisis de 1929 o la de 2008? Uno debe de hacer todo lo posible por protegerse, pero difícilmente será perfecto. Y es que por eso son crisis mundiales, porque nadie las vio venir ni pudo protegerse.
  • Diversificación, no poner todos los huevos en la misma cesta. Ya sea a través de ETFs que estén muy diversificados, por ejemplo siguiendo el MSCI World (2400 empresas de 23 países) comprando acciones y bonos, y por ejemplo siendo propietario de un piso y alquilándolo. Esto permite no depender de una única fuente de ingresos.
  • A largo plazo, en la fase de extracción de la riqueza, la mayor parte del fondo debería de estar en inversiones relativamente seguras. Por ejemplo en bonos del estado. Hoy en día ya no está claro que los estados estén libres de quiebra, pero dentro de lo que hay para elegir, son todavía de lo más fiable disponible.
  • Ser capaz de minimizar los gastos durante el tiempo que dure la crisis. Esto es importante no solo porque permite rescatar menos capital del fondo, sino porque en crisis el valor de las acciones se desploma, y podríamos vernos vendiendo a precios muy bajos. De todas formas, esta idea de ser capaz de ajustar gastos depende mucho de la persona, de sus problemas médicos, hijos, etc.
  • Si las cosas se ponen realmente mal, siempre se puede volver a trabajar para tener ingresos adicionales. Pero note el lector la sutil diferencia entre haber pasado años de libertad y volver a trabajar para complementar los ingresos, comparado con otra persona que simplemente se haya pasado toda la vida trabajando. Más vale haberlo intentado y quizás fracasar, que no intentarlo por si acaso se fracasa. Elija usted.
  • Las cuentas las hemos hecho con valores promedio a largo plazo. Por tanto, las rentabilidades estimadas ya tienen en cuenta por ejemplo la crisis de la deuda griega de 2011, la crisis global de 2008, la crisis de las puntocom y la argentina de 2000, la crisis rusa de 1998, la crisis asiática de 1997, etc., etc. Las crisis ya están tenidas en cuenta. Incluir consideraciones adicionales en el calculo es algo positivo para añadir seguridad, pero nótese que en cierto modo implica considerar las crisis por duplicado.
  • Repartir la inversión durante periodos de tiempo (es el llamado Cost Averaging), para evitar los extremos. Así promediamos las compras en largos periodos de tiempo, y el precio que pagamos por las acciones es un promedio ni muy caro ni muy barato.
  • El hecho de que la bolsa baje no es algo negativo, es una oportunidad de comprar barato. Si durante el tiempo en el que la bolsa estuvo en mínimos hubiéramos comprado acciones, esas acciones nos habrían costado relativamente baratas y después se habrían revalorizado. Si usted se encuentra en la fase de ahorro, y la bolsa se desploma, ¿es eso un problema? Fíjese que si usted va a comprar esas acciones igualmente, ¿qué mejor momento que cuando son baratas? Esas acciones han tenido un valor mayor en el pasado, así que cabe esperar que se recuperen en el largo plazo, por lo que es perfecto. No es un problema, ¡más bien una bendición!
  • Durante las grandes crisis, se pasan etapas de deflación, de bajadas de precios. Así fue durante la crisis de 1929 y la de 2008. Este es un efecto pequeño, cierto, pero viene a nuestro favor. Esto nos permite un leve respiro, porque con la misma cantidad de moneda podremos comprar más bienes y servicios. Y esta ayuda nos llega durante una crisis, cuando más falta nos hace ¿no es acaso un sueño hecho realidad?
  • Uno podría preocuparse por periodos de hiperinflación, donde los precios crecen sin control Esto sucedió en la Alemania de los años 20, Hungría tras la Segunda Guerra Mundial, o Zimbawe en 2008. En estos países, en lo peor de la crisis, el precio de los bienes se duplicaba entre 1-3 días. ¿Cómo podemos protegernos de la hiperinflación? Pues por un lado comprando bienes internacionales, que no dependan de la moneda local. Por otro lado, comprando un resguardo como el oro o su equivalente moderno, el Bitcoin (en esto consiste la Cartera Permanente de Harry Browne, vea un ejemplo aquí).
  • Es verdad que el valor de las acciones en bolsa se desploma en caso de crisis, y eso es un problema. Pero es que esa no es la cuestión. Realmente hay que preguntarse si es que hay acaso otra opción mejor. La bolsa no es elemento aislado de la economía del país. Si hay una crisis mundial seguro que las bolsas mundiales se resentirán, cierto, pero también subirá el desempleo, empeorarán las pensiones publicas, y caerá el precio de las casas. Estará todo mal, y no está claro que las acciones se comporten peor. Por lo tanto las inversiones son una vía razonable para ahorrar.

Puede también ver lo que le ha sucedido a otras personas. Por ejemplo este post de DivHut, What I’ve Learned Investing In The Stock Market. Como él dice, durante los ultimos 20 años ha pasado por 2 mercados alcistas, 2 recesiones, y 2 burbujas. Y poco a poco, ahí sigue.

 

Notas finales:

No somos asesores financieros ni fiscales. Esto es lo que nos sirve a nosotros, pero no tiene por qué ser apropiado para usted. Lea, documéntese y saque sus propias conclusiones. Nunca invierta el dinero que pueda necesitar. Recuerde que rendimientos pasados de las inversiones no justifican rendimientos futuros, puede pasar cualquier cosa.

Si quiere leer esto y mucho más, descubra nuestro libro en Libertad Financiera con ETFs.

Autor: willyfog

Turista laboral por la Unión Europea. Por favor que dure. Lo que veo, leo o me cuentan no lo suelo encontrar en español, así que me gusta escribirlo por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s